Ayudas y asesoría

Beneficios de las mascotas en las personas mayorespor |


Cuando nuestros abuelos y abuelas eran jóvenes el hecho de tener mascotas no era algo tan común como ocurre en la actualidad. Sobre todo en entornos rurales, los perros y gatos eran de la calle o del pueblo en general. También en las ciudades se solían ver animales por las calles sin dueños y sobreviviendo con lo que encontraban. Esta manera de convivir con ellos se ha ido modificando a lo largo de las últimas décadas y hoy día los animales forman parte de nuestros hogares y reciben casi los mismos cuidados que nosotras, las personas. En este blog queremos exponer los beneficios que suponen para nuestros mayores el hecho de tener una mascota y también mostrar todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir la más adecuada para cada persona y su contexto social, económico y de salud.

Cuando una persona mayor de nuestro alrededor se queda sola al perder a su cónyuge se nos plantea la oportunidad de regalarle una mascota. Pensamos que será una manera de sobrellevar esta nueva etapa hacia la soledad y puede llegar a ser una muy buena opción. Pero, como siempre recomendamos desde SeniorDomo, es necesario consultarlo con nuestros mayores. Debemos comentarle nuestra idea, plantearle opciones, compartirle los beneficios que supondrá tener una mascota y escuchar su opinión. Procurar decidirlo conjuntamente siempre será el mejor camino. Una vez una señora me contaba “mis hijos me endosaron un perro cuando murió su padre y me dio más faena de la que yo quería”. Por suerte la historia continuó mejor: “con el paso de los años, no sabes la compañía que me daba y lo contenta que me ponía cada mañana”.

¿Cuál es la mejor mascota?

Una vez está decidido el sumar una mascota a la familia hay que pensar qué animal será el más adecuado. Debemos reflexionar sobre diversos aspectos:

  • Estado de salud de la persona: hay que tener en cuenta si la nueva mascota le requerirá mucho esfuerzo físico, salir o no a la calle, proporcionarle un cuidado muy específico diario o no, etc. La persona mayor tiene que sentirse lo suficientemente bien para cuidar a otro ser vivo.
  • Situación económica: tener una mascota cuesta dinero, a veces más o a veces menos pero es un tema importante para asegurarnos un futuro cuidado adecuado.
  • Tipo de vivienda y de vecindario: según el animal elegido necesitará unas condiciones de luz, ventilación o higiene específicos que habrá que pensar previamente. Y si finalmente se elige un perro, es importante contar con parques cercanos a la vivienda para sus paseos diarios.
  • Especificidades del animal: según los gustos y carácter de la persona elegiremos una u otra mascota. Además habrá que tener en cuenta la edad actual y los años de vida del animal, la complejidad de su cuidado, las posibles enfermedades que podrán surgir, etc. Es esencial informarse correctamente con un veterinario.

Perros y gatos: las mascotas más comunes

De entre todos los animales domésticos que existen encontramos que los perros y los gatos son los más comunes. Ambos animales son cariñosos y estarán muy presentes en el día a día de nuestros mayores mientras estén en casa. Si empezamos con los perros observamos que son animales fieles, la mayoría obedientes, al tener que pasearlos mejoran la condición física de sus dueños/as al obligarles a salir a la calle además de motivar la socialización. Se recomienda escoger perros que sean pequeños o medianos de tamaño, para asegurarnos que no habrá ningún incidente durante los paseos. Las razas más comunes para personas mayores suelen ser: Yorkshire Terrier, Cocker, Chihuahua o perros mestizos que al venir de alguna perrera o refugio de animales les darán también muchísimo cariño. Si pensamos en los gatos, son animales más independientes y que serán perfectos para aquellas personas que tengan poca movilidad y les cueste salir de casa. Son animales muy limpios y que requieren de unos cuidados muy básicos (el pienso, agua limpia para beber, un arenero limpio para sus necesidades y algún rascador para que no se rasque en los muebles). Recomendamos que tanto si se elige un perro o un gato que no sean cachorros. Éstos son muy inquietos y pueden estresar a nuestros mayores, será mejor que el animal ya tenga algunos años de manera que esté más sosegado y acompase su estilo de vida al de nuestras personas queridas. En algunos refugios de animales cuentan con el programa Senior to Senior que consiste en adoptar animales de más de 7 años cuando sus futuros dueños tienen más de 65 años.

Además de los perros y gatos, cada día más personas eligen tener como mascota pájaros o peces. En un principio parecería que interactúan menos que los otros dos animales pero en el caso de los pájaros, llenan la casa con sus cantos y proporcionan también mucha compañía. En algunos barrios de Barcelona existen asociaciones de aficionados a los pájaros, generando vínculos sociales muy beneficiosos para nuestros mayores. Y en el caso de los peces, su cuidado puede convertirse en una gran afición y desarrollar un aprendizaje sobre acuarios, diferentes especies de peces, etc.

Beneficios de tener una mascota            

1) Mejora el estado de salud: cada paseo con su perro beneficia su salud y está relacionado con un menor índice de masa corporal, menos visitas al médico, menos limitaciones en la vida cotidiana y una mayor frecuencia de ejercicio de moderado a vigoroso.

2) Rutinas: Las mascotas ayudan a mantenerlos enfocados en el presente y les proporcionan una rutina diaria.

3) Entretenimiento: Les ayudan a combatir el aburrimiento y les divierte jugar con ellas.

4) Autoestima: Mantienen alta su autoestima y les proporcionan alegría.

5) Sentirse útil: Les ayuda a sentirse útiles y alimenta su sentido de la responsabilidad.

6) Autocuidado: Motiva el autocuidado para poder cuidar a otro ser vivo.

7) Reduce la soledad: Pueden ayudar a nuestros mayores a sobrellevar la soledad.

8) Terapia emocional: Tener una mascota disminuye la sensación de ansiedad y aleja la depresión.

9) Mejor recuperación en enfermedades: Si existe alguna enfermedad en la persona, consiguen motivar el optimismo y la alegría facilitando la recuperación.

10) Seguridad: La mascota podrá ser de ayuda en el caso de que su dueño/a empiece a sentirse mal o sufra algún accidente en casa. Sobre todo si es un perro procurará despertar de nuevo a su dueño/a o se pondrá a ladrar alertando a los vecinos.

Desde SeniorDomo procuramos que nuestros mayores se sientan activos y por ello pensamos que las mascotas contribuyen positivamente al envejecimiento activos haciéndoles partícipes en muchas tareas y activándose socialmente al salir a la calle.

Contacta con nosotros y te informamos sobre nuestra solución de teleasistencia revolucionaria (click aquí).

Si quieres suscribirte a nuestras novedades puedes registrarte a continuación.

Si quieres suscribirte a nuestras novedades puedes registrarte a continuación.

Acepto la política de privacidad.
Acepto comunicaciones comerciales.

Ayudas y asesoría

Marina NerínAuthor posts

Marina Nerín

Colaboradora Social SeniorDomo

Te llamamos nosotros

Dinos tu teléfono y te llamaremos gratis próximamente. Te ayudaremos en todo lo que necesites.

Acepto la  política de privacidad.

Contratar

Dinos tu teléfono, disponibilidad y te llamaremos gratis próximamente



Acepto la  política de privacidad.
ES CA