Ayudas y asesoría

Dejarse ayudar. ¿Cómo convencer a nuestros mayores?por |


La generación de nuestros abuelos/as ha vivido muchos cambios a todos los niveles: sociales, culturales, económicos, etc. Son personas que cuando eran jóvenes, incluso niños y niñas aun, no pasaron por buenas épocas y tuvieron que arreglárselas para salir adelante. Algunas de ellas emigraron dejando atrás sus hogares, otras empezaron a trabajar desde muy pequeñas y no pudieron escolarizarse y siempre tuvieron que apañárselas solas. Crecieron bajo las frases “has de poder hacer todo sin ayuda” o “deberás sacarte las castañas del fuego sin contar con nadie”. Aprendieron a no tener que pedir favores o consejos y, además, creen que cualquier cosa que pidieran sería una gran molestia para los demás. Esta misma generación de la que hablamos, consiguió sacar adelante a sus familias, tener un hogar, mantener un trabajo hasta jubilarse e, incluso, irse de vacaciones y mantener una vida estable, cómoda y feliz con los suyos. Cuando siempre has seguido avanzando en la vida, cueste lo que cueste, sin pedir ayuda y tratando de solventar todas las situaciones difíciles que se han presentado es lógico que cuando una persona envejece no quiera pedir ayuda. Nunca la pidió, por lo tanto no está acostumbrada ni a reclamar atención, ni a pedir un favor y todas las personas mayores con las que he trabajado coinciden en que “no queremos molestar”. Bajo esta frase es muy difícil darse cuenta de cuándo la vulnerabilidad se presenta en la vida de nuestros mayores.

Es cierto, también, la situación que describen estas abuelas y abuelos sobre que sus hijos/as y nietos/as tienen vidas complicadas, que no les queda tiempo ni para su propias familias, van siempre corriendo, no suelen visitarlos con mucha frecuencia, etc. Y eso reafirma la postura de los mayores de no avisar si necesitan cualquier cosa. Para cambiar esta manera de actuar que se da en las familias hemos de trabajar desde ambas partes: las personas mayores cambiando de parecer y abriéndose a que las podamos ayudar y las familias prestando mucha más atención a todo lo que concierne a nuestros mayores.

Cambio de actitud de las personas mayores

Cada envejecimiento es diferente y es esencial que las personas conozcan cómo el cuerpo, la mente, el organismo al completo, las funciones cognitivas y las emociones van evolucionando a lo largo de los años. Han de informarse sobre qué ocurre con la edad, tanto a nivel físico como psíquico, para saber en qué momento empiezan a sentirse vulnerables o simplemente detectar cuándo algo no empieza a ser del todo normal. De esta manera, serán agentes activos de lo que les ocurre y podrán valorar cómo gestionar la situación. El primer paso es detectar aquello que ha cambiado, buscar opciones para solventarlo y, lo más importante, abrirse a los/as familiares para compartir aquello que les está ocurriendo.

Deben empoderarse de tal manera que no les cueste pedirnos aquello que necesitan. Han de dejar de lado la autosuficiencia y comprender que la familia está para colaborar, ayudar y para compartir no solo lo bueno sino también lo no tan bueno. Si conseguimos que rompan esa barrera del “no quiero molestar” el vínculo entre familiares se verá reforzado.

Como siempre comentamos en SeniorDomo, las personas mayores han de mantener al máximo su independencia pero en el primer atisbo de que empiezan a dejar de serlo han de ser valientes para dar la señal de alarma y dejarse cuidar, mimar y proteger por nosotros/as, su descendencia a la que cuidaron, mimaron y protegieron.

Nuestro papel como familiares

Es cierto que la vida va deprisa, se mezclan obligaciones de todo tipo y parece que nos sea cómodo que las personas mayores de nuestra familia cuando las llamamos siempre nos responden con un “todo bien, no te preocupes”. De esta manera, seguimos con nuestros días y nos quedamos tranquilos/as pensando que realmente todo está bien. Aquí es cuando olvidamos que la generación que nos precede es más fuerte que la nuestra, una muestra de ello es que pocas veces admitirá que necesita algo. También es aquí cuando se nos pasa por alto que prefieren no decirnos que se sienten un poco cansadas, que les gustaría que las acompañáramos al médico, etc. para no añadir más gestiones a nuestra vida ni modificar nuestras agendas. Nuestra pasividad ha de cambiar y hemos de insistir, de preguntar más, de estar más atentos/as.

Hemos de estar más presentes en la vida de nuestros mayores y, a la vez, ser más sensitivos/as ante esas palabras de que todo está bien y saber detectar matices. Actualmente, existen métodos que nos permiten, cuando no tenemos tiempo físico, cuidar de los mayores y estar más atentos/as a su día a día. Desde los servicios de teleasistencia que podemos ajustar al 100% a las necesidades y características de nuestro mayor hasta la presencia de cuidadores en sus hogares.

Decisión conjunta de toda la familia

Una vez la información sobre el problema o la situación incómoda de la persona mayor que existe es conocida por ambas partes es cuando se ha de tomar la decisión conjuntamente sobre qué haremos para garantizar el bienestar de nuestro mayor en su hogar, que es donde quiere seguir estando. De nuevo, escuchando y valorando todo aquello que ha de decir la persona mayor. Ahora que hemos conseguido que nos pida ayuda y se nos muestre vulnerable hemos de comprender lo que siente, respetar sus opiniones y ser sinceros/as para encontrar la opción más adecuada para él o ella.

En la mayoría de los casos, la teleasistencia moderna es una muy buena opción ya que no es invasiva y ambas partes quedan contentas: los mayores se sienten cuidados y protegidos dentro de sus casas porque cualquier cosa que ocurra, queda registrada y sus familiares se enteran en un plazo muy corto de tiempo. Y las familias tienen la tranquilidad de que con este sistema nada pasará por alto y tendrán la certeza de que si escuchan “está todo bien, no te preocupes” será totalmente verdad. Desde SeniorDomo consideramos elemental iniciar un proceso de ayuda conjunto por parte de la familia para que sea un decisión consensuada. Si necesitas ayuda para conseguirlo, asesoramiento o que te expliquemos más detalles de nuestra solución de teleasistencia haz click aquí.

Si quieres suscribirte a nuestras novedades puedes registrarte a continuación.

Si quieres suscribirte a nuestras novedades puedes registrarte a continuación.

Acepto la política de privacidad.
Acepto comunicaciones comerciales.

Ayudas y asesoría

Marina NerínAuthor posts

Marina Nerín

Colaboradora Social SeniorDomo

Te llamamos nosotros

Dinos tu teléfono y te llamaremos gratis próximamente. Te ayudaremos en todo lo que necesites.

Acepto la  política de privacidad.

Contratar

Dinos tu teléfono, disponibilidad y te llamaremos gratis próximamente



Acepto la  política de privacidad.
Llámame